La construcción de la imagen


Allan Cruz Cárdenas

“Cualquier empresa puede encontrarse a menos de dos años de su desaparición”

Bill Gates

¿Qué es primero: el huevo o la gallina?

Imagínese que empieza a gastar todos sus ahorros en alquiler, mobiliario, el café para visitas, bocadillos  y todo lo que son las cuentas por pagar, todo muy bien calculado, pero al final cuando ya está listo para el lanzamiento de su negocio el “día D”, se da cuenta que no tiene una imagen con qué lanzarse al ruedo o venderse. Simplemente se le olvidó, y ahora resulta que se encuentra en graves problemas, salir desnudo ante un mundo voraz y competitivo donde las marcas se absorben entre sí no es una buena idea.

La marca corporativa en la actualidad parece una cuestión más insignificante y trivial, tiene más preponderancia el escritorio o el cactus para adornar la oficina que el negocio o la imagen que tendrá como rostro el proyecto. Cuando se trata de pensar en qué nos representará, es cómodo especular que eso será una labor que todo diestro en las artes de los programas “de retoque” podrá remediar, conjugando un poco de esto y copiando otro de aquello para maquillar el ordinariamente mal llamado LOGO, con ese reducido adjetivo muchos empiezan el  proyecto:

Usualmente se deja para el final todo lo que es la identidad gráfica. Los emprendedores se encargan de todo pero ponen muy poco interés en la imagen y usualmente piensan en ello ya cuando la estructura del proyecto está montada, es ahí donde todo se complica y buscan quien realice el diseño lo más rápido posible pues el lanzamiento ya está listo nada más atrasa el “monito”.

Construir una marca o símbolo marcario es tan importante tanto para una pyme como para una transnacional, en determinado momento se encontrarán en algún estante de productos en páginas impresas con su publicidad y la batalla de las marcas tendrá lugar tarde o temprano. El aspecto de la marca, la personalidad, estética, valores y tono de voz tendrá enorme influencia en el crecimiento de su negocio, quizás el símbolo marcario de un negocio es la ventana única por la cual se asomarán a ver sus servicios, y depende de esta imagen cómo será percibido.

Recuerde su negocio o producto es de marca y jugará un papel integral en el éxito o fracaso. Una marca no es sólo un logotipo, ni es un brazo de su estrategia de marketing. 1

1 http://www.madrimasd.org/blogs/sostenibilidad_responsabilidad_social/2011/04/03/131428

El “Branding” en su negocio, es algo de suma importancia. Representará sus inversiones, por lo cual usted debe preguntarse si está listo para lanzarse al ruedo sin rostro, piense en cuáles son las opciones de competir con marcas consolidadas que invierten gran parte de sus utilidades en el manejo de su imagen y de su publicidad, ¿ya tiene la misión-visión para que los clientes o trabajadores lo revisen y le saquen provecho? ¿Ya puso su logotipo en la web (si es que la tiene), o lo llevará en un “Floppy Disk” a la imprenta más cercana para que lo redibujen, y modifiquen simplemente porque su sobrino lo hizo en paint y tiene una pésima calidad gráfica? Piénselo, quizás no sea el camino adecuado.

Una mala inversión

Cuántas veces hemos visto cómo un ejecutivo rechaza de tajo todo lo que huela a publicidad, marca o “LOGO”, -quizás mejor necesito un “brochure” en vez de un logo-; y disparates como ese se escuchan a diario. Las personas emprendedoras se lamentan acerca del declive de sus negocios, pero rehúyen a invertir en su imagen, creen que esos menesteres son como echar el dinero en un saco roto, Francisco Vidal expresa que Bueno no significa caro, las pequeñas y medianas empresas de nuestro país consideran como un gasto la creación de la marca. En tal sentido, el académico estima que las Pyme están “débiles, si piensan que es un gasto y no una inversión. Lo cual también debe estar dado por una mala orientación de los profesionales que asesoran”

http://www.propymechile.com/entrevistas/926-francisco-vidal.html

Al final del día el que tiene la decisión es el cliente, si necesita de una imagen y no quiere gastos para su futuro negocio, pues lo más probable es que omita este paso, y continúe con su propósito, o más simple aún, la otra opción es salir y reñirse sin armadura, un ajedrez de solo cuadros negros en el cual es fácilmente demostrable que le llevará al fracaso.

 

 

2 comentarios

Tan fácil como no entender nada…

Por: Un transeúnte intransigente

Nunca me ha sido fácil hacer chimbombas con chicle, (en Nicaragua no se usa “bombas”, ¿ok Yota?) lo confieso, creo que fue lo que pensé cuando vi por primera vez una de las vallas con la nueva publicidad de Yota.

A pesar que no comprendí el mensaje del anuncio no le puse mucha importancia, aquella frustración infantil reprimida por mi incapacidad de “hacer bombas” me ocupó por un rato.

Días después, observé otra valla de la misma campaña: “Como pelar mandarinas…”, pero esta vez caminaba acompañado por un amigo y ninguno de los dos supo cómo descifrar aquel mensaje encriptado que la compañía rusa enviaba al pueblo profano.

Nosotros, disque creativos en ciernes, hicimos un ejercicio de inteligencia militar que concluyó con: “seguramente tiene relación con la rapidez y la facilidad de su servicio de Internet”. ¡Eureka!, ¿será que dimos en el blanco y entendimos el mensaje?. De hecho la guerra fría terminó hace 20 años, no debería significar otra cosa.

Yo no sé ustedes, pero a mi me encantó la simpleza de las primeras campañas de Yota que vi por la ciudad, me hizo recordar lo eficiente que sigue resultando aquella famosa frase del arquitecto alemán Ludwig Mies van der Rohe: “Less is more” (menos es más).

Y es que me pareció un tanto refrescante para la vista y para el cerebro, un mensaje limpio y directo, sin la polución idiota de las campañas que lanza Claro y Movistar.

Ok, tranquilos, habrá quienes aseguren que esas campañas de Claro y de Movistar están pensadas para el contexto nicaragüense y que han adaptado aspectos culturales para hacer llegar su mensaje. Pero lo interesante de la campaña con la que Yota se dio a conocer en el país es que podría incluso funcionar en otros contextos y otras culturas. En palabras del maestro Felix Beltrán, pensaron más en “qué quitar” y no en “qué poner”.

O como dijera Joan Costa sobre el mismo Beltrán: “Sin adornos, sin elementos innecesarios ni decorativismos fáciles y gratuitos…”

Pero en este caso específico, con esta nueva campaña de Yota, creo que pecaron de “creativos”. Delirio de innovación patológica le llamaría.

Voy a ser honesto, no tengo idea si Yota con esta publicidad ha tenido éxito, ni qué tan “eficiente” en términos económicos ha resultado su estrategia de comunicación.

Sin embargo, aunque considero que ni el anuncio de la mandarina o el de la niña con la chimbomba de chicle y los demás de dicha campaña, fueron mensajes atinados para que el pueblo profano interpretara sin complicaciones, reconozco que el intentar dar un paso atrás —en el buen sentido de la palabra— y retomar la sabia sencillez y la poderosa imaginación de Shigeo Fukuda, la simpleza modernista de Paul Rand o la síntesis de Alejandro Ros, consciente o inconscientemente es un avance para el diseño gráfico de este país y para el sano ejercicio de la comunicación sin ruidos.

, , ,

3 comentarios

Gap da marcha atrás con su logo por presión de internautas

Miles de reacciones ha causado el rediseño de imagen de la prestigiosa marca GAP. La presión del público y consumidores sobre el tema ha sido tanta que GAP, a través de Marka Hansen (CEO GAP Norteamérica), comunicó que la compañía se hacía partícipe del diálogo y tomaría la palabra de sus detractores. Siendo así que se conoció que GAP volverá a su antiguo logo.

Tomado de: Redacción / BBC Mundo

La cadena estadounidense de ropa informal Gap desechó un nuevo logotipo sólo una semana después de su introducción a raíz de una lluvia de comentarios publicados en internet.

Logo clásico de Gap
El clásico logo de Gap…

El logotipo original, que viene utilizando durante más de 20 años, tiene un cuadro azul marino sobre el que aparece la palabra Gap escrita en blanco.

El nuevo logotipo, publicado en la página de internet de la marca, decía Gap en negro, sobre un fondo claro con un pequeño cuadrado azul colocado sobre la parte superior de la letra “p”.

Pero los críticos atacaron el cambio de logo en cuanta red social y foro encontraron en internet.

Avalancha

Más de 2.000 comentarios aparecieron publicados en la página de la empresa en Facebook sobre el tema, muchos de los cuales exigían el regreso del logotipo tradicional.

El nuevo logo despertó tanta irritación que inspiró cuentas falsas de Twitter y hasta un sitio donde uno puede generar su propio logo de Gap. Algunos foros incluso especularon con que todo se trató en realidad de una estrategia para hacer ruido y dar el mensaje de que “escuchan” a los clientes.

Logo nuevo de Gap
… y el nuevo de la discordia.

En cualquier caso, en un comunicado difundido en el sitio web de Gap, Marka Hansen, presidenta de la marca en América del Norte, dijo que los clientes de la compañía “siempre están primero”.

“Hemos estado escuchando y viendo todos los comentarios la semana pasada. Hemos escuchado decir una y otra vez que les apasiona nuestro logo del cuadrado azul, y lo quieren de vuelta”.

“Por eso, hemos tomado la decisión de hacer precisamente eso. Vamos a traerlo de vuelta”.

Hansen agregó que estaba claro que la tienda “no tomó el camino correcto” y “que se perdió la oportunidad de involucrarse con la comunidad en internet”.

“Ya habrá tiempo para que el logo evolucione, pero hasta que llegue ese momento, vamos a manejarlo de una manera diferente”, agregó.

Fuente: http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2010/10/101012_gap_logo_internet_facebook_rg.shtml

+ al respecto:

http://www.reuters.com/article/idUSTRE69B05T20101012

http://25-horas.com/2010/10/el-polemico-log-de-gap/

http://adage.com/article?article_id=146417

http://99designs.com/logo-design/contests/design-better-gap-logo-community-project-54693

1 comentario

«The New York Times» podría dejar de tener edición impresa «en el futuro»

El director del rotativo ha lanzado esta propuesta en Londres. La edición digital pasará a ser de pago en 2011

El presidente y editor del diario «The New York Times», Arthur Sulzberger Jr, ha confirmado los planes del diario de dejar de tener una edición empresa «en el futuro», aunque ha evitado dar una fecha concreta.

Durante la novena Cumbre Internacional de Noticias WAN-IFRA, que tiene lugar en Londres, Sulzberger ha señalado que no tiene sentido hacer tales predicciones y que todo lo que puede decir es que «en algún momento del futuro» la edición de papel del rotativo neoyorquino desaparecería.

En cuanto al cambio que sufrirá el diario hacia un modelo de pago, Sulzberger ha indicado que para tener éxito, «hay que tomar riesgos» y no tener miedo a fracasar en la búsqueda de un modelo de negocio que «pueda soportar adecuadamente» el periodismo de alta calidad.

«The New York Times» cambiará a un modelo de pago a principios de 2011. Los lectores podrán acceder a un determinado número de artículos gratuitos cada mes, el resto serán de pago. «Esto tiene la ventaja de permitir que nuestros millones de lectores que acuden a nosotros a través de un motor de búsqueda puedan seguir viendo nuestro contenido», ha especificado Sulzberger. Sulzberger ha confirmado así que el diario había firmado un acuerdo con Google para poner en marcha el «First Click Free», con el fin de garantizar que NYTimes.com seguirá «formando parte del ecosistema Web abierto».

«Nuestra búsqueda del modelo de pago es un paso en la dirección correcta para nosotros. Creemos que los medios de comunicación serios deben empezar a percibir ingresos adicionales de sus lectores y estarán cada vez más dispuestos a pagar por la información en la web si esto mejora sus vidas», ha declarado.

Fuente:

http://www.abc.es/20100909/medios-redes/times-201009091528.html

http://www.nytimes.com/

, , , ,

1 comentario

Alejandro Ros

Alejandro Ros nació en la provincia de Tucumán, Argentina. Se licenció en diseño gráfico en la Universidad de Buenos Aires y es considerado uno de los mejores diseñadores de su generación. Su carrera ha estado vinculada principalmente a la industria musical y editorial.

Entre sus trabajos más memorables están las portadas de las revistas Radar y LAS/12, así como sus múltiples participaciones en la cubierta de varios discos de reconocidos artistas latinoamericanos.

Ros va al grano. En su obra se denota una gran capacidad para sintetizar la realidad en conceptos minimalistas y de alta pregnancia, muchas veces integra objetos de la vida cotidiana que provocan un ineludible interés al espectador.

, , , , ,

1 comentario

¿Quién está apto para criticar sobre diseño gráfico?

Al parecer cualquiera puede criticar sobre diseño gráfico y aunque críticos los hay de muchas índoles, —de música, cine, moda, arte, gastronomía, literatura, etc.— la mayoría coincide en que hay que ser un experto en estos temas para poder ejercer una crítica certera. Entonces, ¿quién está apto para calificar o descalificar nuestro diseño?

7 comentarios

¿De rebeldes y locos…?

Allan Cruz Cárdenas

Una nota breve para poner en el tintero un tema que compete a todos: la identidad del diseñador, el rumbo, su misión y su trabajo, para tomarle un poco el pulso a su creciente oferta y demanda en el campo laboral.

Algunas preguntas saltan a nuestros ojos: ¿El tipo de profesional del diseño que está germinando es el que el mercado demanda?, ¿cuáles son los factores por los que el diseño no crece como una disciplina de alto rendimiento? Los bajos salarios y la polución causada por la oferta, con o sin el cartón del título, provocan hacernos estas preguntas.

Una de las primeras falacias sobre el diseño que escuché con grandes pompas al iniciar la carrera, fue la idea alienada del prototípico diseñador hippie, creativo, despreocupado por cualquier tipo de fórmula, investigación y sentido lógico de la vida; un personaje extrovertido, soñador y “poco serio”, poeta, músico y excéntrico, que entre menos sepa de lógica, entenderá mejor un mundo invisible que no está a la vista de todos y del cual son pocos los escogidos.

Las dos caras de la moneda

Luego me di cuenta de la disyuntiva a la que me enfrentaba. Evidentemente existía una especie de division entre mis compañeros y yo, estaba ahí para decidirme por una opción, se evidenciaba más la fricción a la hora de debatir X tema, era una “batalla filosófica”. En suma, eran las dos caras de la moneda, los pocos que opinábamos sobre la primacía de la investigación y los otros que le daban rienda suelta a la fantasía y la levitación, para obtener sus resultados con más tendencia a las palabras mágicas de los escogidos, “estética y creatividad”. Muchas veces nos alentaban a diferenciarnos de los demás. De hecho esa es la línea que aplican actualmente las universidades para promover esta carrera.

Los hilos de la cometa

Siempre en cada programa  académico existe algún apasionado, que alienta y promueve la excentricidad, la inventiva y todo ese paraíso idílico donde puedan aflorar sus fantasías; cosa que a mi parecer no está mal. Simplemente no recuerdo a los que alaban esos hilos lúdicos, fomentar el trabajo funcional y la eficiencia profesional a la hora de remontar un proyecto.

Los resultados

En la actualidad ya muchos de mis ex-compañeros son profesionales, algunos hasta ejercen la docencia. Pero ¿será que en su nuevo rol como tutores promuevan el estudio y la investigación? o ¿animan a la rebeldía y al estilo de vida insurrecto del diseñador?

Quizás es un tanto atrevido hacer este tipo de juicios de valor, pero cómo evitar preguntarlo ante una evidente demanda en crecimiento del ejercicio del diseño, talvez porque está de moda, porque así evitan las matemáticas, finanzas, cálculos, etc.; craso error pensar en un diseñador distanciado de la dimensión empresarial o aseverar que el diseño es un estilo de vida. Pero talvez  los chicos simplemente quieren sentirse rebeldes y obtener réditos. Bastará entonces adaptar un garaje o un cuarto y colgar un rótulo con una letra al revés, ya eso es altamente rebelde y creativo…

En la práctica

Al pasar los años me he dado cuenta que no se puede jugar con los clientes, ellos son la razón de ser de nuestro trabajo y pagan por ello.

En la realidad los ególatras, académicos, poetas y soñadores del diseño no importan, lo que si es esencial es saber proyectar y ejecutar, para esto es preciso “culturizarse” (cosa que a los bohemios no les parece). Hoy en día resuelvo problemas, ejecuto ideas y no creo en ese paradigma extraño que construyen como un “freak”.

Deseo que se sumen las opiniones para que madure esta profesión y se vaya entendiendo mejor nuestro fin. Entiendo que los foros son importantes, también la ideología, la teoría y los sueños, pero lo que impera en esta disciplina es servir a nuestro cliente, edificar el diseño con la práctica eficiente —eficaz no basta—.

1 comentario

A %d blogueros les gusta esto: