No sólo de excentricidades y de erradas enseñanzas vive el diseño

Edwin Moreira Balladares

Edwin J. Moreira Balladares

Diseñador Gráfico
Editor estímulo

Considero que estamos frente a un gran problema de confusión y descontextualización de lo que por lejos es el oficio de diseñar mensajes, cuando lo que en verdad hacen falta son prácticas enriquecedoras que doten al estudiante de herramientas cognitivas y empíricas para su desarrollo como profesional.

Muchos teóricos sitúan a Latinoamérica inmersa en una crisis en la enseñanza y, como consecuencia, en la práctica del diseño gráfico actualmente, una problemática que hasta el momento sólo parece agravarse. Esta es sin lugar a dudas una afirmación desalentadora para quienes ejercemos esta profesión y además vivimos de ella, sin embargo refutarla sería cerrar los ojos ante una realidad que no puede ocultarse con un dedo, menos ignorarla.

Solamente basta observar las mal llamadas “actividades proyectuales” que promueven con frenesí algunas universidades en nuestro país, para confirmar que no estamos al margen de esta crisis educativa. Actividades que vinculan al diseño gráfico con el body paint, extravagantes pasarelas y demás “bisuterías creativas”, con el fútil propósito de rescatar una expresión artística olvidada, o talvez de provocar las más inusitadas elucrubraciones de los alumnos, abtractos e inmersos en mundos ficticios, alejados de cualquier realidad sobre su carrera. Pero si acaso se tratáse de fomentar la creatividad en los educandos con este tipo de acciones, ¿no sería lo mismo practicar el origami o moldear figuras con plastilina?

Es un hecho que la labor de diseñar nos enfrenta a plurales retos y nos enlaza con una gran variedad de disciplinas, experiencias y contextos muy diversos. Creo sinceramente en la multidiciplinariedad del diseñador y en la habilidad de integrar de forma exitosa lo cognitivo, la comunicación, el presupuesto, el recurso humano, la cultura, el arte y demás factores por cuya valía en el producto diseñado no pueden ser excluidos.

No obstante, se sigue apostando por una educación distante de las necesidades de nuestro entorno, mismas cuyos efectos y alcances pueden ser identificados y acotados para luego presentar las mejores soluciones gráficas al alcance. Por citar un ejemplo: Los miles de managuas que hemos visitado el registro público sabemos muy bien de las peripecias que hay que pasar para realizar algún trámite, apostados en una serpentiante fila, para muchas veces llegar a la meta y con enojo enterarnos por medio de una indicación garabateada en un papel, que hemos perdido el tiempo haciendo fila donde no corresponde. Todo esto señores por la ausencia del diseño para la información y de una señalética adecuada para guiar correctamente a las personas.

Considero que estamos frente a un gran problema de confusión y descontextualización de lo que por lejos es el oficio de diseñar mensajes, cuando lo que en verdad hacen falta son prácticas enriquecedoras que doten al estudiante de herramientas cognitivas y empíricas para su desarrollo como profesional. Pero esto sólo se consigue promoviendo primero la investigación, la heurística y el desarrollo científico. El caracter subjetivo y perspicaz del alumno no es sinónimo de creatividad, como afirma Norberto Chaves, la comunicación gráfica y su diseño se fraguan en la observación y análisis del campo gráfico real, la ejercitación de la mirada y el desarrollo de una real cultura visual1.

Las universidades necesitan invertir no sólo en tecnologías, sino también en la organización de conferencias con teóricos y profesionales, tanto extranjeros como nacionales, en la promoción del sano debate alumno-docente-profesional como instrumento generador de cambio; en la interacción directa y constante con las empresas, para enfrentarse a proyectos reales y así presentar las propuestas de comunicación visual que estén al alcance, pero que exijan la creatividad y las habilidades de los educandos. Estas y muchas más son actividades que con la experiencia adquirida fortalecen y orientan el desempeño de los estudiantes como futuros comunicadores visuales y por qué no, también como teóricos del diseño.

Analizando las posibles causas

Será necesario primero tratar de identificar la raiz de esta problemática para formular las posibles soluciones, tomando como referencia experiencias exitosas y nuevos planteamientos de teóricos del diseño.

  • La carrera de diseño y sus distintas especializaciones son relativamente jóvenes en la oferta universitaria nicaragüense, se podría afirmar que aún se están ensayando modelos educativos y ajustando el pensum académico de acuerdo a modernas metodologías de estudio y/o las necesidades sociales del país, pero no hay que caer en el error de igualar los métodos evaluativos y didácticos al de otras carreras.

Citando el teórico y catedrático universitario de diseño gráfico Andrés Vidal Rivadeneira sobre el éxito de sus métodos de estudio:

“Nuestro Instituto presenta su metodología de enseñanza basada en proyectos reales y participación en concursos internacionales con el fin de medir y evaluar los resultados obtenidos”. “Realizamos nuestros proyectos de diseño formando mini empresas reales con su debido organigrama y funcionalidad administrativa”. “Un trabajo aceptado o rechazado de parte del cliente constituye nuestra evaluación. No realizamos deberes ni tenemos lecciones que aprender, debemos investigar y desarrollar proyectos”2.

  • La carencia de una bibliografía actualizada. Sabemos muy bien lo difícil que es encontrar en las librerías nicaragüenses obras sobre diseño que no sean sólo guías técnicas, muchos de los libros publicados por las grandes editoriales extranjeras sólo los vemos por la web. Algunas veces corremos con la suerte de encontrar un PDF completo o al menos un resumen del ejemplar que buscamos.
  • Las bibliotecas de las universidades, escuelas y facultades de diseño cuentan con valiosos materiales de consulta, sin embargo poco se invierte en la actualización bibliográfica, tomando en cuenta que actualmente existen una serie de publicaciones importantes en materia de enseñanza y nuevas propuestas teóricas.

Al respecto de este tema considero también que no se está fomentando la cultura de escribir y de opinar sobre su carrera en los alumnos, apenas y leen lo suficiente, y peor aún, hay un desdén por la actividad teórica que circunda al diseño, solo tomemos como referencia la escasísima producción de libros y de obras relacionadas al oficio publicadas por autores nicaragüenses.

  • Otro problema es la carencia de docentes especializados en diseño gráfico, es decir que dominen la disciplina tanto técnica como teóricamante, o bien que tengan experiencia ejerciendo la profesión, que sean empresarios o que dominen algunas de las áreas relacionadas al diseño: publicidad, artes gráficas, mercadeo, comunicaciones, etc.

Egresados y alumnos sabemos de la calidad de catedráticos que han educado a muchas generaciones y se han sabido ganar nuestra admiración y respeto, muchos otros que ahora ejercen la docencia en el diseño han sido inspirados por estos docentes.

Sin embargo es muy difícil para un catedrático ajeno a nuestra carrera, por mucha veteranía que posea, abordar una materia e integrarla como complemento de nuestra formación académica cuando esta parece totalmente alejada del oficio del diseño.

Por esta razón se deben evaluar las mejores iniciativas para hacer dinámicas estas asignaturas y que se sugieran proyectos en los que los alumnos puedan aplicar los conocimientos adquiridos, desde el punto de vista del diseño.

Seguramente podrán haber miles de mociones más con el fin de fortalecer la educación de los futuros profesionales del diseño en nuestro país, creo que es el momento adecuado para empezar a interesarnos más por el desarrollo de nuestra carrera, por expresar nuestras opiniones con el poder de la pluma, por hacer teoría del diseño y así brindarle sustento a la disciplina para activar su crecimiento.

Tomemos conciencia que la enseñanza del diseño debe ser orientada hacia una meta común de homologar los modelos de estudios en las universidades, de evitar la improvisación de actividades y metodologías que no produzcan resultados evaluables a mediano o largo plazo, y dejar de apostar más por el supuesto talento innato en los alumnos y el cumplimiento de ciertas reglas y ecuaciones axiomáticas teóricas como complemento de una educación insuficiente.

1 Dos distrosiones en la enseñanza del diseño gráfico. Norberto Chaves, asesor de empresas e instituciones en estrategias y programas de identidad y comunicación. Creador y miembro del consejo asesor de FOROALFA

2 Enseñanza del diseño: Crisis en América Latina. Andrés Vidal Rivadeneira, Lic. en Publicidad y Mercadotecnia graduado en la Universidad Laica Vicente Rocafuerte de Guayaquil.

  1. #1 por lonnie el agosto 18, 2008 - 10:51 AM

    Buen artículo Edwin, me gustó que incluyeras el conocimiento empírico, creo que muchas veces en el diseño se menosprecia ese tipo de herramienta, lo que hace del diseño una de las materias más dificiles de enseñar.

    Por otro lado lo de la prastilina creo que tiene sentido.

    Lo de la señalética es más complejo, pero creo quese pudieran hacer ejercicios con proyectos reales.

  2. #2 por Andres Vidal Rivadeneira Toledo el agosto 19, 2008 - 2:23 PM

    Colega y amigo Edwin, por tu manera de expresarte en forma cruda y real sobre el problema de la crisis en la enseñanza del diseño , supongo que eres uno de los que se atreven a enseñar diseño. Si es así, bienvenido y te felicito, sino deberías estar enseñando.

    Aclaro una equivocación, soy Licenciado en Publicidad y Mercadotecnia, graduado en la Universidad Laica Vicente Rocafuerte. Llevo más de 20 años enseñando diseño en mi país en distintos institutos y universidades y actualmente dirijo la Carrera de Diseño Gráfico en el Instituto Superior Tecnológico Guayaquil. Nunca estudié diseño, aprendí diseño, que es diferente, pues en mis tiempos no habían escuelas de diseño ni
    había la tecnologia actual. En las agencias de Publicidad hacíamos todo y de todo y no sabíamos que se llamaba diseño. Latinoamérica me graduó de diseñador al ganar en un concurso la imagen de ALADI, . Asociación Latinoamericana de Diseño entre 15 países participantes. Ante esta responsabilidad de atreverme a enseñar diseño y representar a mi país fui a especializarme en la Universidad Complutense de Madrid, España, en Psicología y Creatividad.
    Para mí diseñar es una pasión y la creatividad la considero pasión del diseño. Esta es justamente el tema de una conferencia que estoy preparando para un evento de la ALADI. Es como hacer el amor, tienes que conocer a la mujer para saber cómo amarla. Para diseñar tienes que conocer al producto o servicio para poder diseñar sus mensajes visuales y satisfacer a tu cliente.
    Esta pasión se ve reflejada en los distintos concursos internacionales que he ganado.
    Cuando diseño, sudo, siento, vivo, me apasiono, soy como un actor que vive su papel al cien por ciento. Esto es lo que trato de contagiar a mis estudiantes y tengo una responsabilidad con ellos, conseguir más premios… Si yo lo puedo hacer, ellos también.

    En noviembre tenemos una cita especial en Managua, el congreso de ALADI.
    Espero verlos ahí.

    Un abrazo y hasta pronto,
    Andrés

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: