Ciertas creencias del Diseño Gráfico

Félix Beltrán

Félix Beltrán

Artículo publicado con autorización del autor

Aludiremos, en este breve trabajo, a ciertas ideas o creencias generalizadas acerca del diseño gráfico. A continuación de cada una, expondremos las reflexiones que nos ayuden a dimensionar mejor las características de esta disciplina para dilucidar su naturaleza y función.

Con frecuencia, se considera que la práctica del diseño gráfico es nueva

El diseño gráfico tiene raíces dispersas en la historia. Encuentra sus antecedentes en la escritura descriptiva que, a diferencia de la tradición oral, era un medio para preservar las ideas. Así, la comunicación se establecía como un ejercicio deliberado.

Entre los antecedentes que lo confirman con mayor elocuencia están las pinturas rupestres sobre las superficies pétreas de las cavernas, que eran un ritual como lo es el diseño gráfico a través de su historia. Es un acto de comunicación donde no está presente el emisor y, a través del cual, se aspira a un nivel de persuasión que emplea los ‘poderes sobrenaturales’; ese ritual se conserva en todas las etapas el diseño gráfico como un acto de persuasión sobre el público, con independencia de la función particular de esa acción.

El diseño gráfico ¿es un arte, o una ciencia?

El diseño gráfico es una ciencia de la comunicación, de la percepción, de la emoción, entre tantas otras facetas de las ciencias. Además, es un arte en cuanto que, a través de la creación condicionada por las necesidades, propicia la comunicación con ciertos niveles de influencia en el público.

El diseño gráfico es parte, tanto de la ciencia social, como del arte en su sentido más pleno, en cuanto que evidencia resultados de las capacidades cultivadas para su práctica, no en sentido estrictamente de arte, como la principal de las aspiraciones, porque el arte en el diseño gráfico es un medio para enfrentar, como contraparte, las necesidades condicionantes de su función.

La comunicación a través del diseño gráfico es directa

Esta aseveración resulta una falacia, porque una de las dificultades del diseño gráfico radica en que, como acto de comunicación, el emisor no está presente, lo que no propicia la retroalimentación que existe en la comunicación oral, directa, que facilita rectificaciones que no es posible lograr en la comunicación indirecta del diseño gráfico.

La comunicación es la principal aspiración del diseño gráfico

Esta perspectiva sólo da por resultado una definición parcial, porque la persuasión es la parte final del acto de comunicación a través del diseño gráfico. Además, la comunicación puede ser precisa pero inadecuada en cuanto a que no corresponda a la que aspira.

Atraer la atención del público es más que suficiente en la comunicación

Es evidente que atraer la atención involuntaria del público resulta una etapa inicial del proceso, que debería terminar con sus efectos en el publico. Con frecuencia en una circunstancia de tantos y tan diversos estímulos, el público indiferente se enfrenta a algunos más fuertes, pero insuficientes, al no trascender este nivel de percepción.

Existe una división entre imagen y texto

Se trata de una de las creencias más aceptadas, pero dicha división entre los dos medios expresivos principales del diseño gráfico, es aparente. La imagen tiene dos vertientes: la que representa por su nivel de parecido y aquélla de la imagen que no tiene dicho parecido, que representa arbitrariamente esas realidades y que puede tener un antecedente textual; las letras combinadas entre sí, convertidas en pala¬bras, aprendidas en una cultura, y que, por su medio, preservan las ideas como no era posible antes de la escritura, durante la tradición oral.

La frase que expresa que una imagen evidencia más que mil palabras se podría invertir diciendo que las palabras dicen más que mil imágenes. El sofisma radica en que, en ambos casos, se trata de la imagen que representa lo que no está delante del público.

De la simplicidad

A pesar del caos que se evidencia en las circunstancias, la simplicidad tiene su espacio propio y, al respecto, una creencia es que la simplicidad trata de lo que falta, que ella es insuficiente y no la consecuencia de eliminar lo que no hace falta para la comunicación.

Una creencia más consiste en que se trata de un estilo, de una constante transitoria, como una moda. Además, se confunde la simplicidad con un símbolo, lo cual es un error. Un símbolo puede interpretarse a través de la simplicidad, o lo contrario, con detalles innecesarios. Un símbolo es una comunicación mediante una sustitución, donde la simplicidad no resulta indispensable.

Del ritmo

Se considera que el ritmo es una de las facetas importantes del diseño gráfico, lo cual no es cierto. Si los contenidos tratan del ritmo, esto se podría acentuar a través de los recursos más adecuados para este fin. El qué determina el cómo en diversos medios.

Del orden

Éste es importante si se deriva de los contenidos. Facilita la percepción, la comprensión y los efectos deseados.

De la creatividad

Esta es una de las palabras más aplicadas en los diversos estratos de lo social, como parte de los incentivos constantes para la comunicación. La creatividad en diseño gráfico es un medio que se deriva de las necesidades y con frecuencia el aspirar a más creatividad no resulta en una comunicación más apropiada, porque se alteran los patrones aprendidos y se dificulta el proceso de decodificación. La creatividad no debería buscarse deliberadamente porque ella se debiera propiciar de acuerdo con las necesidades y con el nivel del público para su proceso de persuasión.

De la estética

La estética, que trata de la teoría del arte, no debería ser considerada como aderezo para hacer más atractivo el acto de comunicar. En el diseño gráfico las necesidades condicionan los objetivos como los medios para la comunicación que se aspira hacia un público y, en este sentido, la estética es la consecuencia de ese proceso, porque en el diseño gráfico como en el mundo natural la estética se debería derivar de la comunicación misma.

Del estilo propio

La aspiración a un estilo propio es otra de las constantes entre los especialistas. En la práctica del diseño gráfico el cómo se deriva de las necesidades; en consecuencia, el especialista, como un actor, se debería adaptar a sus papeles, no a sus deseos.

De la identidad nacional

Ocurre algo similar a la idea anterior. Es frecuente que se recurra a ciertos estereotipos históricos, de manera inadecuada, porque los contenidos condicionan la identidad, independientemente de la aspiración de los especialistas.

De la moda

Ésta se deriva sobre todo de presentar lo nuevo, lo que el público no tiene, en busca de alentar necesidades artificiales, lo mismo que el ciclo del capital. El especialista en diseño gráfico a veces aspira a estar dentro de las tendencias propias y transitorias de la moda. Es importante enfrentar la moda con un sentido de selección para sacar de ella los aspectos de interés para su práctica y no para aceptarla de manera indiscriminada.

El cliente siempre tiene la razón

Para concluir, abordamos una de las creencias más difundidas. Si ésta se aplicara a otras disciplinas los fracasos serían espectaculares. El cliente tiene las necesidades y la razón debiera radicar en objetivos para satisfacer dichas necesidades. El diseño gráfico debería, entonces, acercarse más a la práctica donde la ciencia fuese una constante y, como en el mundo natural, nada está fuera de sus funciones.

Foto: cortesía de Leonard Chavarría
  1. #1 por Héctor Costa el agosto 25, 2009 - 4:40 PM

    Qué buen artículo!!! Gracias Maestro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: