Diseño y corrección ortográfica no deben estar reñidos

ines-izquierdo1

Inés Izquierdo Miller

Asesora lingüística del diario La Prensa de Nicaragua

revista@laprensa.com.ni

Cuando yo comencé a trabajar como correctora en el diario La Tribuna, hace algunos abriles, algunas de las discusiones más comunes eran con los diseñadores gráficos, pues en ocasiones ellos sacrificaban la corrección gramatical y ortográfica al impacto  de la imagen, a la belleza del concepto  que transmitían. Por ejemplo casi nunca querían colocar tildes cuando usaban todas las letras en mayúsculas, lo cual es un gran disparate porque el acento gráfico es obligatorio en tales casos.

Todo esto afloró  a mi mente al recibir el correo del lector Ramón Pineda, un destacado profesor jinotegano quien siempre anda promoviendo el uso correcto del idioma, tanto en la radio local como en la televisión. Don  Ramón nos dice lo siguiente:

“Le escribo con la intención de colaborar en algo al buen hablar y proceder en todo lo concerniente a nuestro bello idioma. He visto con mucha frecuencia cómo se utilizan las letras del alfabeto a gusto y antojo de muchos publicistas, sin que esto parezca afectar en nada a la educación de nuestro pueblo y peor aún, que nuestras autoridades de educación no hagan nada por mejorarlo. Es por esto que acudo a usted como columnista del idioma, para que me aclare si es correcto que en un rótulo se anuncie el negocio y el nombre del mismo, utilizando la misma letra.

Ejemplo: Farmacia Fátima, utilizando para ambas palabras la misma F. Ansioso de su amable contestación y deseando lo mejor para usted y su apreciable familia, le saludo”.

Ay profesor, como ve los diseñadores de rótulos y publicidad se valen de cualquier recurso, pero en este caso no considero que atente contra el buen uso del idioma, pues no hay ningún error, sólo es un recurso para atraer la atención de quienes lean el anuncio.

La publicidad que no me gusta es aquélla donde  ponen a propósito errores de ortografía, como en el caso de cierta cerveza donde aparece  la palabra mal escrita, o cuando emplean términos en inglés teniendo a la mano todo el léxico de nuestro idioma.

Otra incorrección que he visto es la publicidad y documentos del Gobierno, porque ponen sólo el signo de admiración final, y eso sólo es cuando escribimos en inglés, pero Nicaragua es un país donde se habla español, por ende deben poner la admiración de inicio, si no están cometiendo un disparate.

El español e Internet

Nadie duda de las infinitas bondades que Internet, y en especial el correo electrónico, han representado para el género humano. Si algún adelanto tecnológico pudiera representar el siglo   que termina, sin vacilar un segundo pudiéramos decir que las computadoras son el logotipo que mejor identificaría todo lo anterior al 2000.

Pero este proceso no terminó ahí, sino que llega hasta nuestros días y será parte integral del futuro de la humanidad. De ahí que para quienes estudian el lenguaje, tanto oral como escrito, el tema del correo electrónico represente un filón lingüístico sumamente interesante para poder definir nuevas reglas del juego o mantener las ya existentes.

Atrás quedó la diligencia cargando aquellos sacos repletos de sobres con hermosas estampillas, atrás también quedó un coronel que esperaba todos los días una carta que nunca llegaba, atrás queda la espera, el tiempo alargándose y la impaciencia. Hoy las nuevas conexiones nos permiten comunicarnos al instante con personas que están a distancias inalcanzables con una brevedad que espanta.

La Internet lo va transformando todo. Si no, comparemos la edición gráfica de un periódico y su versión digital para que veamos cómo han aparecido características comunes tales como la brevedad y sencillez en los textos o la desaparición de ciertos géneros, como las entrevistas largas y los reportajes demasiado amplios. Junto a ello comienzan a proliferar otros recursos (como la infografía animada, cuadros y estadísticas…).

La corrección del idioma

En el vasto océano de los correos electrónicos hay un iceberg que sobresale de inmediato, y lo más preocupante de él, como un buen iceberg, no es lo que vemos por encima de las aguas informáticas, sino lo que esconde. Lo escondido en los correos electrónicos es la tala despiadada de nuestro idioma. Se hace necesaria una campaña sensibilizadora para impedir la mutilación de la lengua materna. Si alguien lee un correo electrónico puede observar en él la profusión de errores de todo tipo desde el punto de vista de la ortografía y la redacción.

El caos original está en los acentos. No todos los teclados poseen las combinaciones necesarias para colocar las tildes, y signos como el guión largo y el corto. Algunos han memorizado las famosas combinaciones de Alt+166, etc. para colocar lo que corresponde en el lugar preciso, pero otros más haraganes o desmemoriados terminan escribiendo sin colocar nada, a excepción de las consonantes y vocales. El destinatario se debe volver un verdadero traductor y buscar sus propias interpretaciones si quiere comprender lo que le escriben. Algunos, para evitar acentos, escriben todo en mayúsculas, sin saber que también ellas deben llevar el acento ortográfico.

En realidad la idea debe ser escribir nuestros correos con la mayor corrección posible, más si consideramos que la educación a distancia ya está asentándose perfectamente en la Red Mundial y existen cursos por Internet donde uno debe examinarse, enviar ensayos, responder cuestionarios, etc. Es decir, el lenguaje académico y profesional está presente en Internet.

En cuanto al correo informal o familiar, tampoco debe descuidarse, nadie sabe si un día su epistolario llegará a tener valor de interés para la humanidad y saldrá a la luz pública. Recuerde que muchas personas imprimen sus correos o los guardan en archivos. Sería lamentable dejar para la posteridad algo de lo que avergonzarnos. Nuestra lengua oral o escrita es nuestra carta de presentación.

El lenguaje utilizado en Internet es demasiado lineal.
Los tiempos verbales generalmente son simples y casi no aparecen oraciones subordinadas.

La influencia del inglés

El ciberlenguaje está lleno de anglicismos. Desgraciadamente no somos creadores de tecnología, sino consumidores. De ahí que a diario penetren -debido a las malas traducciones y adaptaciones- palabras que tienen su vocablo exacto en español. En ese sentido hay una lista inmensa de barbarismos, que van desde “hardware” y “software”, que no son más que el “ordenador” o “computadora” y los “programas”. Ahí también incluimos “comando” en vez de “orden”; “clicar” o “cliquear” en lugar de “pulsar”. Hay quienes defienden los términos en inglés porque creen que su brevedad facilita las cosas. No siempre es así; si vemos “attachment” nos daremos cuenta de que nuestro “anexo” es español y es término más corto y bonito que el inglés.

Algunas de estas palabras van a sobrevivir y se van a españolizar, otras morirán como todo en la vida. Recordemos que en las lenguas conviven la ley de la convergencia con la de la divergencia, lo que implica sustituciones y desapariciones, frente a lo permanente, lo estable en el idioma.

No debe asustarnos esta eclosión, el futuro apunta a varios niveles del lenguaje en informática. Tendremos un vocabulario más especializado y, tal como existe en la vida cotidiana, otro más privado, más personal, que admite caritas, groserías, besos simbolizados con X y todo lo que la imaginación y la PC [la computadora] permitan. No es cuestión de desanimarse, sino de seguir observando el comportamiento de este fenómeno y ofrecer las orientaciones válidas para no permitir que la lengua de Cervantes, Darío y Martí termine como los dinosaurios: extinguida por los depredadores del idioma.

Derechos Reservados Inés Izquierdo Miller.
  1. #1 por diangelux el agosto 12, 2009 - 11:55 AM

    Excelente artículo, estoy totalmente de acuerdo con la autora,tengo un artículo de ella sobre si Mirinda lleva acento, es algo que no notamos pero es un detalle importante; si bien es un reto el diseño en el idioma español, no por eso debemos omitir las reglas ortográficas ya que después de todo, el Diseño gráfico, la Publicidad, etc es comunicación no solo una imagen bonita.

  2. #2 por el desalmado el agosto 14, 2009 - 4:26 PM

    la Ines esta opinando de cosas que no entiende

    sería como decirle a Victoria Frost (no me gusta el logo pero vale el ejemplo) que no use un CERO GRADOS como una O en palabra “FrOst”

    o criticar a la Pepsi porque en nuevo (pero feo) logo use mayuscula,

    o que la marca FCUK salga de los estantes en inglaterra porque es una version “mal escrita” de FUCK, y que deberia salir ademas porque FUCK es palabra “ofensiva”

    sobre los anglicismos, sus propias “soluciones” son incompletas porque “hardware” se refiere a “equipo duro”, sea un disco duro externo hasta una ferreteria incluso, y en el caso de los OrDeNaDoRes, “hardware” aplica a discos duros, escaneres, monitores, y varios chilindrujos mas

    Ines cree que la correccion ortografica es la vara del universo (porque corrige el lenguaje escrito) y la estira para medir cosas que no le incumbe. Solo falta que aplique el corrector ortografico al urbanismo y arquitectura, pfff….

    • #3 por Edwin Moreira el agosto 14, 2009 - 5:13 PM

      Estoy de acuerdo con vos, considero que el equilibrio permisible entre la correcta ortografía y el respeto por sus reglas no tiene nada que ver con el uso —consciente— y el lugar que la publicidad y el diseño gráfico le confieren en aras de comunicar.

      En esto sí soy muy claro, me refiero a los casos en que existe manipulación juiciosa y responsable, esto debería sugerir además un conocimento de las reglas ortográficas, de la correcta pronunciación y escritura de las palabras. Dicho de otro modo, el fin aveces sí justifica los medios, el contexto determina incluso, si hay que llamarle de algun modo, la omisión de algunos axiomas lingüísticos.

      Sin embargo no lo niego, conozco buena cantidad de diseñadores que no escriben un renglón sin faltas de ortografía, eso es penoso, pero es más penoso aún el desdén por aprender a escribir correctamente el idioma que medio hablamos a diario.

      Y para muestra un botón, sólo vean la publicidad regada por las calles, internet, diarios, etc. desde errores de digitación hasta verdaderas caballadas.

  3. #4 por Peñalba el agosto 14, 2009 - 7:21 PM

    clarín de guerra, un acento es un acento, pero porque no se le pone “punto final” a un logo o frase publicitaria? porque no son necesariamente “oraciones”

  4. #5 por diangelux el agosto 14, 2009 - 11:13 PM

    Peñalba, de lo que habla Inés es de la correcta ortografía en el diseño, como por ejemplo, un folleto, un rótulo, el contenido en sí, como podés ver en el sitio de Dell toman en cuenta esto,

    http://www1.la.dell.com/content/default.aspx?c=ni&l=es&~ck=perm

    Por otro lado, en el tema de los logotipos, como Frost, Mirinda, o la marca FCUK ( mal escrito a propósito porque es parte de su estrategia) se tiene un poco más de libertad pero se tiene que ser buen diseñador para que algo así funcione. Frost es un término en inglés, no lleva acento, obvio, así que da igual que le pongan un cero o un dos, pero en español no.

    Ahora, ¿Por qué no se le pone punto y final a un logo? es una buena pregunta,porque el logo de biography Channel lo lleva :

    Y así, muchos ejemplos en la web, lo que pasa es que el diseño refleja la cultura de un país y aquí hay poco de eso.

  5. #6 por Peñalba el agosto 15, 2009 - 12:37 PM

    un texto mal escrito es un texto mal escrito, eso no tiene nada que ver con disenho…

  6. #7 por diangelux el agosto 15, 2009 - 9:34 PM

    no es diseño, pero es parte de este..ah, como sea.

  7. #8 por Héctor Costa el agosto 19, 2009 - 2:25 PM

    De acuerdo con lo que plantea Doña Inés.
    Pienso que la mala ortografía le quita credibilidad al mensaje que se quiere transmitir, que es, en esencia, lo que debe prevalecer.
    Como docente nos esforzamos que cada presentación que hagan nuestros estudiantes tenga una buena ortografía. Es realmente incongruente observar una presentación de un proyecto con errores ortográficos. Pongámonos en el lugar del cliente. ¿Qué pensará del diseñador?
    Lo mismo debe suceder al presentar un trabajo profesional. Si el mensaje está dirigido a un público que habla determinado idioma y está escrito en ese idioma, pues no hay nada más coherente que respetar las reglas ortográficas del mismo. De alguna manera contribuimos también al uso correcto de ese idioma, además de transmitir correctamente el mensaje. Esto no prohíbe que podamos “jugar” gráficamente con signos de puntuación, números y otros recursos que favorezcan de manera creativa a la composición y a la transmisión del mensaje en cuestión. Ejemplos sobran.
    Saludos y felicitaciones al grupo de Estímulo por su trabajo en este blog.

  8. #9 por Author el mayo 22, 2012 - 11:53 AM

    I just like the valuable info you provide in your articles. I will bookmark your weblog and test again right here regularly. I am fairly sure I will be informed many new stuff proper right here! Best of luck for the next!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: