La construcción de la imagen


Allan Cruz Cárdenas

“Cualquier empresa puede encontrarse a menos de dos años de su desaparición”

Bill Gates

¿Qué es primero: el huevo o la gallina?

Imagínese que empieza a gastar todos sus ahorros en alquiler, mobiliario, el café para visitas, bocadillos  y todo lo que son las cuentas por pagar, todo muy bien calculado, pero al final cuando ya está listo para el lanzamiento de su negocio el “día D”, se da cuenta que no tiene una imagen con qué lanzarse al ruedo o venderse. Simplemente se le olvidó, y ahora resulta que se encuentra en graves problemas, salir desnudo ante un mundo voraz y competitivo donde las marcas se absorben entre sí no es una buena idea.

La marca corporativa en la actualidad parece una cuestión más insignificante y trivial, tiene más preponderancia el escritorio o el cactus para adornar la oficina que el negocio o la imagen que tendrá como rostro el proyecto. Cuando se trata de pensar en qué nos representará, es cómodo especular que eso será una labor que todo diestro en las artes de los programas “de retoque” podrá remediar, conjugando un poco de esto y copiando otro de aquello para maquillar el ordinariamente mal llamado LOGO, con ese reducido adjetivo muchos empiezan el  proyecto:

Usualmente se deja para el final todo lo que es la identidad gráfica. Los emprendedores se encargan de todo pero ponen muy poco interés en la imagen y usualmente piensan en ello ya cuando la estructura del proyecto está montada, es ahí donde todo se complica y buscan quien realice el diseño lo más rápido posible pues el lanzamiento ya está listo nada más atrasa el “monito”.

Construir una marca o símbolo marcario es tan importante tanto para una pyme como para una transnacional, en determinado momento se encontrarán en algún estante de productos en páginas impresas con su publicidad y la batalla de las marcas tendrá lugar tarde o temprano. El aspecto de la marca, la personalidad, estética, valores y tono de voz tendrá enorme influencia en el crecimiento de su negocio, quizás el símbolo marcario de un negocio es la ventana única por la cual se asomarán a ver sus servicios, y depende de esta imagen cómo será percibido.

Recuerde su negocio o producto es de marca y jugará un papel integral en el éxito o fracaso. Una marca no es sólo un logotipo, ni es un brazo de su estrategia de marketing. 1

1 http://www.madrimasd.org/blogs/sostenibilidad_responsabilidad_social/2011/04/03/131428

El “Branding” en su negocio, es algo de suma importancia. Representará sus inversiones, por lo cual usted debe preguntarse si está listo para lanzarse al ruedo sin rostro, piense en cuáles son las opciones de competir con marcas consolidadas que invierten gran parte de sus utilidades en el manejo de su imagen y de su publicidad, ¿ya tiene la misión-visión para que los clientes o trabajadores lo revisen y le saquen provecho? ¿Ya puso su logotipo en la web (si es que la tiene), o lo llevará en un “Floppy Disk” a la imprenta más cercana para que lo redibujen, y modifiquen simplemente porque su sobrino lo hizo en paint y tiene una pésima calidad gráfica? Piénselo, quizás no sea el camino adecuado.

Una mala inversión

Cuántas veces hemos visto cómo un ejecutivo rechaza de tajo todo lo que huela a publicidad, marca o “LOGO”, -quizás mejor necesito un “brochure” en vez de un logo-; y disparates como ese se escuchan a diario. Las personas emprendedoras se lamentan acerca del declive de sus negocios, pero rehúyen a invertir en su imagen, creen que esos menesteres son como echar el dinero en un saco roto, Francisco Vidal expresa que Bueno no significa caro, las pequeñas y medianas empresas de nuestro país consideran como un gasto la creación de la marca. En tal sentido, el académico estima que las Pyme están “débiles, si piensan que es un gasto y no una inversión. Lo cual también debe estar dado por una mala orientación de los profesionales que asesoran”

http://www.propymechile.com/entrevistas/926-francisco-vidal.html

Al final del día el que tiene la decisión es el cliente, si necesita de una imagen y no quiere gastos para su futuro negocio, pues lo más probable es que omita este paso, y continúe con su propósito, o más simple aún, la otra opción es salir y reñirse sin armadura, un ajedrez de solo cuadros negros en el cual es fácilmente demostrable que le llevará al fracaso.

 

 

  1. #1 por Marlon Leiva el diciembre 1, 2011 - 12:40 PM

    Hey me parece exelente el contenido.

  2. #2 por first paper towels el marzo 8, 2013 - 2:13 AM

    Hello, I do believe your blog could possibly be having browser
    compatibility problems. When I look at your web site in Safari,
    it looks fine however when opening in Internet Explorer, it’s got some overlapping issues. I simply wanted to provide you with a quick heads up! Aside from that, wonderful website!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: