Archivo para la categoría Artículo

La construcción de la imagen


Allan Cruz Cárdenas

“Cualquier empresa puede encontrarse a menos de dos años de su desaparición”

Bill Gates

¿Qué es primero: el huevo o la gallina?

Imagínese que empieza a gastar todos sus ahorros en alquiler, mobiliario, el café para visitas, bocadillos  y todo lo que son las cuentas por pagar, todo muy bien calculado, pero al final cuando ya está listo para el lanzamiento de su negocio el “día D”, se da cuenta que no tiene una imagen con qué lanzarse al ruedo o venderse. Simplemente se le olvidó, y ahora resulta que se encuentra en graves problemas, salir desnudo ante un mundo voraz y competitivo donde las marcas se absorben entre sí no es una buena idea.

La marca corporativa en la actualidad parece una cuestión más insignificante y trivial, tiene más preponderancia el escritorio o el cactus para adornar la oficina que el negocio o la imagen que tendrá como rostro el proyecto. Cuando se trata de pensar en qué nos representará, es cómodo especular que eso será una labor que todo diestro en las artes de los programas “de retoque” podrá remediar, conjugando un poco de esto y copiando otro de aquello para maquillar el ordinariamente mal llamado LOGO, con ese reducido adjetivo muchos empiezan el  proyecto:

Usualmente se deja para el final todo lo que es la identidad gráfica. Los emprendedores se encargan de todo pero ponen muy poco interés en la imagen y usualmente piensan en ello ya cuando la estructura del proyecto está montada, es ahí donde todo se complica y buscan quien realice el diseño lo más rápido posible pues el lanzamiento ya está listo nada más atrasa el “monito”.

Construir una marca o símbolo marcario es tan importante tanto para una pyme como para una transnacional, en determinado momento se encontrarán en algún estante de productos en páginas impresas con su publicidad y la batalla de las marcas tendrá lugar tarde o temprano. El aspecto de la marca, la personalidad, estética, valores y tono de voz tendrá enorme influencia en el crecimiento de su negocio, quizás el símbolo marcario de un negocio es la ventana única por la cual se asomarán a ver sus servicios, y depende de esta imagen cómo será percibido.

Recuerde su negocio o producto es de marca y jugará un papel integral en el éxito o fracaso. Una marca no es sólo un logotipo, ni es un brazo de su estrategia de marketing. 1

1 http://www.madrimasd.org/blogs/sostenibilidad_responsabilidad_social/2011/04/03/131428

El “Branding” en su negocio, es algo de suma importancia. Representará sus inversiones, por lo cual usted debe preguntarse si está listo para lanzarse al ruedo sin rostro, piense en cuáles son las opciones de competir con marcas consolidadas que invierten gran parte de sus utilidades en el manejo de su imagen y de su publicidad, ¿ya tiene la misión-visión para que los clientes o trabajadores lo revisen y le saquen provecho? ¿Ya puso su logotipo en la web (si es que la tiene), o lo llevará en un “Floppy Disk” a la imprenta más cercana para que lo redibujen, y modifiquen simplemente porque su sobrino lo hizo en paint y tiene una pésima calidad gráfica? Piénselo, quizás no sea el camino adecuado.

Una mala inversión

Cuántas veces hemos visto cómo un ejecutivo rechaza de tajo todo lo que huela a publicidad, marca o “LOGO”, -quizás mejor necesito un “brochure” en vez de un logo-; y disparates como ese se escuchan a diario. Las personas emprendedoras se lamentan acerca del declive de sus negocios, pero rehúyen a invertir en su imagen, creen que esos menesteres son como echar el dinero en un saco roto, Francisco Vidal expresa que Bueno no significa caro, las pequeñas y medianas empresas de nuestro país consideran como un gasto la creación de la marca. En tal sentido, el académico estima que las Pyme están “débiles, si piensan que es un gasto y no una inversión. Lo cual también debe estar dado por una mala orientación de los profesionales que asesoran”

http://www.propymechile.com/entrevistas/926-francisco-vidal.html

Al final del día el que tiene la decisión es el cliente, si necesita de una imagen y no quiere gastos para su futuro negocio, pues lo más probable es que omita este paso, y continúe con su propósito, o más simple aún, la otra opción es salir y reñirse sin armadura, un ajedrez de solo cuadros negros en el cual es fácilmente demostrable que le llevará al fracaso.

 

 

2 comentarios

Tan fácil como no entender nada…

Por: Un transeúnte intransigente

Nunca me ha sido fácil hacer chimbombas con chicle, (en Nicaragua no se usa “bombas”, ¿ok Yota?) lo confieso, creo que fue lo que pensé cuando vi por primera vez una de las vallas con la nueva publicidad de Yota.

A pesar que no comprendí el mensaje del anuncio no le puse mucha importancia, aquella frustración infantil reprimida por mi incapacidad de “hacer bombas” me ocupó por un rato.

Días después, observé otra valla de la misma campaña: “Como pelar mandarinas…”, pero esta vez caminaba acompañado por un amigo y ninguno de los dos supo cómo descifrar aquel mensaje encriptado que la compañía rusa enviaba al pueblo profano.

Nosotros, disque creativos en ciernes, hicimos un ejercicio de inteligencia militar que concluyó con: “seguramente tiene relación con la rapidez y la facilidad de su servicio de Internet”. ¡Eureka!, ¿será que dimos en el blanco y entendimos el mensaje?. De hecho la guerra fría terminó hace 20 años, no debería significar otra cosa.

Yo no sé ustedes, pero a mi me encantó la simpleza de las primeras campañas de Yota que vi por la ciudad, me hizo recordar lo eficiente que sigue resultando aquella famosa frase del arquitecto alemán Ludwig Mies van der Rohe: “Less is more” (menos es más).

Y es que me pareció un tanto refrescante para la vista y para el cerebro, un mensaje limpio y directo, sin la polución idiota de las campañas que lanza Claro y Movistar.

Ok, tranquilos, habrá quienes aseguren que esas campañas de Claro y de Movistar están pensadas para el contexto nicaragüense y que han adaptado aspectos culturales para hacer llegar su mensaje. Pero lo interesante de la campaña con la que Yota se dio a conocer en el país es que podría incluso funcionar en otros contextos y otras culturas. En palabras del maestro Felix Beltrán, pensaron más en “qué quitar” y no en “qué poner”.

O como dijera Joan Costa sobre el mismo Beltrán: “Sin adornos, sin elementos innecesarios ni decorativismos fáciles y gratuitos…”

Pero en este caso específico, con esta nueva campaña de Yota, creo que pecaron de “creativos”. Delirio de innovación patológica le llamaría.

Voy a ser honesto, no tengo idea si Yota con esta publicidad ha tenido éxito, ni qué tan “eficiente” en términos económicos ha resultado su estrategia de comunicación.

Sin embargo, aunque considero que ni el anuncio de la mandarina o el de la niña con la chimbomba de chicle y los demás de dicha campaña, fueron mensajes atinados para que el pueblo profano interpretara sin complicaciones, reconozco que el intentar dar un paso atrás —en el buen sentido de la palabra— y retomar la sabia sencillez y la poderosa imaginación de Shigeo Fukuda, la simpleza modernista de Paul Rand o la síntesis de Alejandro Ros, consciente o inconscientemente es un avance para el diseño gráfico de este país y para el sano ejercicio de la comunicación sin ruidos.

, , ,

3 comentarios

¿De rebeldes y locos…?

Allan Cruz Cárdenas

Una nota breve para poner en el tintero un tema que compete a todos: la identidad del diseñador, el rumbo, su misión y su trabajo, para tomarle un poco el pulso a su creciente oferta y demanda en el campo laboral.

Algunas preguntas saltan a nuestros ojos: ¿El tipo de profesional del diseño que está germinando es el que el mercado demanda?, ¿cuáles son los factores por los que el diseño no crece como una disciplina de alto rendimiento? Los bajos salarios y la polución causada por la oferta, con o sin el cartón del título, provocan hacernos estas preguntas.

Una de las primeras falacias sobre el diseño que escuché con grandes pompas al iniciar la carrera, fue la idea alienada del prototípico diseñador hippie, creativo, despreocupado por cualquier tipo de fórmula, investigación y sentido lógico de la vida; un personaje extrovertido, soñador y “poco serio”, poeta, músico y excéntrico, que entre menos sepa de lógica, entenderá mejor un mundo invisible que no está a la vista de todos y del cual son pocos los escogidos.

Las dos caras de la moneda

Luego me di cuenta de la disyuntiva a la que me enfrentaba. Evidentemente existía una especie de division entre mis compañeros y yo, estaba ahí para decidirme por una opción, se evidenciaba más la fricción a la hora de debatir X tema, era una “batalla filosófica”. En suma, eran las dos caras de la moneda, los pocos que opinábamos sobre la primacía de la investigación y los otros que le daban rienda suelta a la fantasía y la levitación, para obtener sus resultados con más tendencia a las palabras mágicas de los escogidos, “estética y creatividad”. Muchas veces nos alentaban a diferenciarnos de los demás. De hecho esa es la línea que aplican actualmente las universidades para promover esta carrera.

Los hilos de la cometa

Siempre en cada programa  académico existe algún apasionado, que alienta y promueve la excentricidad, la inventiva y todo ese paraíso idílico donde puedan aflorar sus fantasías; cosa que a mi parecer no está mal. Simplemente no recuerdo a los que alaban esos hilos lúdicos, fomentar el trabajo funcional y la eficiencia profesional a la hora de remontar un proyecto.

Los resultados

En la actualidad ya muchos de mis ex-compañeros son profesionales, algunos hasta ejercen la docencia. Pero ¿será que en su nuevo rol como tutores promuevan el estudio y la investigación? o ¿animan a la rebeldía y al estilo de vida insurrecto del diseñador?

Quizás es un tanto atrevido hacer este tipo de juicios de valor, pero cómo evitar preguntarlo ante una evidente demanda en crecimiento del ejercicio del diseño, talvez porque está de moda, porque así evitan las matemáticas, finanzas, cálculos, etc.; craso error pensar en un diseñador distanciado de la dimensión empresarial o aseverar que el diseño es un estilo de vida. Pero talvez  los chicos simplemente quieren sentirse rebeldes y obtener réditos. Bastará entonces adaptar un garaje o un cuarto y colgar un rótulo con una letra al revés, ya eso es altamente rebelde y creativo…

En la práctica

Al pasar los años me he dado cuenta que no se puede jugar con los clientes, ellos son la razón de ser de nuestro trabajo y pagan por ello.

En la realidad los ególatras, académicos, poetas y soñadores del diseño no importan, lo que si es esencial es saber proyectar y ejecutar, para esto es preciso “culturizarse” (cosa que a los bohemios no les parece). Hoy en día resuelvo problemas, ejecuto ideas y no creo en ese paradigma extraño que construyen como un “freak”.

Deseo que se sumen las opiniones para que madure esta profesión y se vaya entendiendo mejor nuestro fin. Entiendo que los foros son importantes, también la ideología, la teoría y los sueños, pero lo que impera en esta disciplina es servir a nuestro cliente, edificar el diseño con la práctica eficiente —eficaz no basta—.

1 comentario

Diseño «verde»

Estímulo

El cambio climático nos está haciendo cambiar a todos, o casi todos. Pero no nos referimos a cambiar la ropa que usamos para soportar un poco el calor, sino a cambios de actitud y de mentalidad, de asumir responsabilidades en nuestra relación con el mundo, o el pedacito de él, en que vivimos.

Y ese cambio también está transformando el diseño…

Un ordenador cuya caja está fabricada con cartón, una lámpara hecha a partir de tubos de albañilería, un reloj que calcula nuestro consumo eléctrico en tiempo real, un árbol que adaptando su forma podría convertirse en una casa, un auto aerodinámico diseñado a partir del aspecto de un pez; un lujoso hotel-oásis en medio del desierto, una tipografía agujerada que ahorra el consumo de tinta, un chicle que se convierte en planta… ¡si, así como lo oyen!.

Estas son sólo algunas pocas propuestas de diseñadores que pretenden convertir esas cosas, a veces cotidianas y monótonas de nuestra vida, en formas innovadoras de crear conciencia ecológica, desde nuestra experiencia con esas cosas cotidianas.

Pero lo interesante del ecodiseño es que no sólo integra cualidades amigables con el medio ambiente al producto diseñado, sino que también considera el proceso de producción y desarrollo del producto durante todo su ciclo de vida, con el propósito de reducir eventualmente su impacto medioambiental.

Y es que en todas partes del mundo profesionales del diseño en general, desde arquitectos hasta tipográfos, están asumiendo su parte en el desarrollo de soluciones integrales al tema del calentamiento global.

Y las variables no son pocas…

Para que un producto sea amigable con el medio ambiente debe cumplir con parámetros como:

  • Ser producidos con materiales libres de contaminantes
  • Emplear  bajo consumo de energía
  • Contener procesos que reducen el consumo de energía en su producción
  • Contar con la capacidad de ser reciclado por completo o parcialmente después de su vida útil
  • Tener empaques y diseños amigables con el ecosistema
Fuente: Sustentable.cl

+ al respecto:

http://foroalfa.org/es/articulo/204/Del_ecodiseno_al_diseno_con_eco

http://foroalfa.org/es/articulo/253/Ecodiseno__El_boom_de_las_bolsas_reutilizables

http://web.ontuts.com/inspiracion/nos-inspira-la-ola-de-diseno-ecologico-en-los-productos/

http://blogs.elpais.com/eco-lab/2010/05/ecodiseno-de-las-calles-de-rio-de-janeiro.html

http://issuu.com/uno1982/docs/ecobook_final

, , , , , , , , , , ,

3 comentarios

“No hay nada mejor que un buen nombre”

Para Ronald Shakespear, “el diseño gráfico no es imprescindible: es inevitable”. Cita una frase de su maestro, Alan Fletcher, para explicar cuál es su misión: “El objetivo del diseñador no es darle al cliente lo que él piensa que quiere, sino lo que nunca soñó que quería”.

“No arrugues que no hay quien planche”, alertaba la tarjeta de un metro de largo que Diseño Shakespear envió, en vísperas de un nuevo año, a clientes y amigos, muchos de ellos inquietos, se presume, por un período que se presenta incierto.

Pero el mensaje no parece reflejar la realidad del emisor ni la de otros comunicadores que cerraron un 2008 que, por inercia, resultó positivo. El estudio Shakespear realizó, durante el período, el branding de Banco Galicia, uno de sus trabajos más ambiciosos, y completó el rediseño de la imagen del vino Luigi Bosca, el packaging de Parque de las Aves, en Escobar, y la señalización de Casa FOA, entre otros encargos.

Además, el fundador y presidente del estudio decano del país, Ronald Shakespear, recibió en 2008 el Fellow Award, otorgado por primera vez a un profesional latinoamericano por la Society of Environmental Graphic Design. La razón: haber promovido “los más altos valores en el diseño ambiental, y contribuido significativamente al crecimiento de la profesión”.

El Fellow Award fue concedido en años anteriores a profesionales tan prestigiosos como Iván Chermayeff, Robert Venturi, Massimo Vignelli y Lance Wyman, entre otros.

Filosofía del diseño

Ronald Shakespear fundó su estudio hace medio siglo; hoy sigue dirigiéndolo, en compañía de dos de sus hijos, Lorenzo y Juan, diseñadores también. De su extensa trayectoria, resalta la señalización del subte de Buenos Aires, el zoológico Temaikén, las Autopistas del Sol, el Tren de la Costa y el Banco Patagonia.

Su obra ha sido expuesta en el Centre Georges Pompidou de París, la Trienale de Milano y el Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires.

Para Shakespear, “el diseño gráfico no es imprescindible: es inevitable”. Cita una frase de su maestro, Alan Fletcher, para explicar cuál es su misión: “El objetivo del diseñador no es darle al cliente lo que él piensa que quiere, sino lo que nunca soñó que quería”.

Shakespear se ha convertido en un filósofo del diseño. La celebración del 50° aniversario del estudio y la inminente publicación de un nuevo libro de su fundador, Las marcas no son. Están siendo , brindan una buena ocasión para conocer sus ideas, siempre en constante ebullición y a menudo en abierta oposición a las convenciones de la actividad.

Se ha dicho mil veces que no hay nada mejor que un buen nombre, dice Shakespear, pero la marca está compuesta por sonido e imagen en forma indisoluble. “Esta relación simbiótica está atada a ambos hemisferios cerebrales, el verbal y el visual, y produce la sinergia más eficiente en el proceso de penetración marcaria”. Añade que “una marca eficiente es aquella que se puede contar por teléfono”.

Pero antes tiene que haber una idea. “Finalmente, se trata de dramatizar los emergentes en el nicho de las expectativas”, expresa. Un proceso que exige paciencia. Cita de nuevo a Fletcher: “Si quieres ver el arco iris, te tienes que bancar antes la lluvia”.

El maestro Sherlock Holmes

Sus razonamientos se apoyan en referencias culturales que desbordan las habituales de la profesión. Recuerda a Sherlock Holmes, por ejemplo, quien enseñó a Watson la diferencia entre mirar y ver, clave de cualquier proceso creativo, para concluir con que “cada uno ve lo que sabe”.

Su método de trabajo consiste en empezar siempre por los receptores. “El diseño es para ellos”, afirma. Las necesidades aparentes de la empresa o la institución deben ser detectadas, revisadas y enunciadas en un proceso conjunto en el que intervienen el emisor, la consultora y la audiencia.

“Muchas veces me piden un bote, pero lo que necesitan es cruzar un río”, redondea.

La marca, una de sus obsesiones, es el activo fijo más importante de una organización. Es su rostro y su vocación. El proceso de creación marcario no acaba más, y todo lo que funcionarios y receptores hacen cotidianamente configura la carga de contenidos con que la marca se nutre. Por eso, afirma que “las marcas no son: están siendo”.

“Una marca virtuosa es aquella que cumple sus promesas. Una marca eficiente es la que emite la identidad correcta. Una buena marca es la que recauda efectos. Los expertos suelen referirse al dilema de las tres íes: identidad, identificación, imagen”. La primera está en el vientre del emisor, explica; la segunda consiste en la estrategia para transferir la identidad, y la tercera es la fantasía que la audiencia elabora de la primera. Este parece ser el meollo de su credo profesional.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar
Alberto Borrini
Para LA NACION
……………………………………….

Sitio oficial:  http://www.webshakespear.com.ar/

, , , , ,

1 comentario

¿Para llevar o para comer acá?

A inicios del mes de octubre el grupo Estímulo tuvo la oportunidad de presentar el siguiente artículo en la feria científica “Mi Expo 2009” de la Escuela de diseño de la UPOLI.

Vimos el trabajo de muchos estudiantes que han aplicado además del conocimiento del diseño, los métodos y técnicas de investigación que permiten desarrollar proyectos apegados a las necesidades reales de diseño.

Creemos que, además de proyectar de manera correcta nuestra profesión, estas actividades ayudan a que los estudiantes formen de manera integral todos sus conocimientos y fortalezcan teóricamente sus proyectos.

titulo

¿Qué tiene que ver el diseño gráfico con la comida rápida?

Parece una analogía absurda, pero en la práctica el servicio de diseño gráfico ha estado imitando a los restaurantes de comida rápida desde dos frentes:

  • Desde la forma en la que se ofrecen los servicios
  • Desde la relación con el cliente

El entrenamiento casi a diario con pedidos de diseño express, o dicho de otro modo, “milagritos digitales”, que bien que mal sabemos de algún modo realizar  los  diseñadores gráficos, y además recibimos rédito por ellos, nos ha preparado para esos comensales que corren buscando saciar su apetito pero a la mayor brevedad posible.

¿Quiénes son los comensales?

  • Clientes
  • Empleadores

¿Qué buscan?

  • Hamburguesas de pixeles o vectores
  • Logos con ketchup
  • Papas a la Open Type
  • Anuncios, revistas, banner, web site, frituras con su adobe, etc.

El cliente pide para llevar, pero quiere preparar la comida

Quieren meter su cuchara…

Cuando algún cliente o empleador requiere los servicios de un diseñador gráfico muchas veces tienen una idea errónea sobre la profesión y se elaboran soluciones previas a sus necesidades de comunicación sin antes elaborar una estrategia específica para casos específicos.

Es decir, la improvisación, el estilismo, tendencias, la inmediatez en la entrega del producto, las ideas preconcebidas y recetas refritas son muchas veces el contexto bajo el cual los clientes elaboran toda una gama de soluciones gráficas para sus pedidos.

En estos casos el diseñador se encuentra frente a un dilema: el satisfacer la necesidad del cliente en cuanto a sus conceptos previos de cómo debe verse su producto final —tomando en cuenta que está pagando por dicho servicio— y por otro lado justificar sus conocimientos y propuestas muchas veces en contra de los gustos y arquetipos de sus clientes.

La experiencia es amplia y los casos se repiten constantemente

  • Los diseñadores reciben encargos de clientes con bocetos mentales preconcebidos
  • y/o conceptos reciclados o copiados.
  • El cliente siente lo que necesita, pero no sabe cómo verbalizarlo, y muchas veces lo quiere
  • todo para ayer.
  • En ocasiones quieren hacer valer más su opinión frente a la del profesional del diseño.
  • El comitente urge de los servicios del diseñador y quiere participar directamente en el proceso.
  • Diseñadores consideran el tiempo como un factor determinante en el resultado de sus productos, sin embargo los clientes y empleadores necesitan rapidez.
  • Frente a un encargo express la metodología de trabajo, así como estudios previos quedan desplazados por la inmediatez.

“los clientes vienen solicitando un bote, y lo que desean es cruzar el río”…

Ambas perspectivas…

(sobre los encargos express)

De los clientes:

  1. Necesitan algo pero muchas veces no saben qué.
  2. Solicitan un servicio especializado pero lo quieren tan rápido como el chasquido de los dedos.
  3. Ignoran cualquier metodología de diseño.
  4. Generalmente quieren algo “sencillo” pero quizá estén pensado
  5. en cuánto les costaría.

De los diseñadores:

  1. Vale más la destreza técnica, el ordenador y el software.
  2. Cualquier metodología supone un retraso en la entrega.
  3. No todas los productos se diseñan en función del cliente,
  4. muchos son autocomplacientes y a eso le llaman arte o creatividad.
  5. Los mejores amigos en momentos de apuro:
  6. vectores prediseñados, templates, brushes, imágenes royalty free, etc.

¿Pero quién tiene la razón…

…El cliente?

Si examinamos las implicaciones profundas de esta vieja fórmula, nos daremos cuenta de que proviene de una presunción de conflicto, duda o malestar. Si el cliente cree tener la razón y se manifiesta en tal sentido, es porque percibe que algo no está bien, o que algo debe mejorar.

Esto significa que la organización no se ha preparado lo suficiente para darle plena satisfacción al cliente.

Admitir que todos los clientes tienen la razón y no capitalizar, no aprovechar al máximo esa interacción a favor del negocio no sólo pone de manifiesto que existe una limitada visión, una gestión corta. En últimas, se convierte en una prueba irrefutable de que los dueños y administradores del negocio no sienten la necesidad, el deseo apremiante de calzar los zapatos de sus clientes, de ponerse en su lugar.

Juan Carlos Díez Posada
(http://www.degerencia.com/articulo/el_cliente_siempre_tiene_la_razon_i)

…El diseñador gráfico?

El diseño tiene potencial para maximizar las ventas e influir en la percepción del público sobre determinado producto, desde la simple tarjeta que lleva en su billetera o el diario donde usted lee las noticias, hasta un mega proyecto. En estos tiempos difíciles de crisis el diseño sin dudas puede hacer una diferencia notable.

“La tarea del diseñador, cuando acepta un trabajo, es brindar sus servicios con la mayor eficacia profesional posible para satisfacer a su comitente. Y si no está dispuesto a ello tiene la alternativa de rechazar el pedido”.

Raúl Belluccia

Según Marcelo Álvarez

(alvarezcastelli.cl)

“Es una discusión estéril, que se origina por desconocer la función de cada parte, carecer de indicadores de medición y en definitiva perder el foco de la conversación… ser capaz de escuchar y de lograr generar valor en el cliente final”.

Los clientes necesitan VALOR, VALOR FACTURABLE.

El buen diseño es aquel que me genera valor. Valor significa que el cliente lo agradece a través de su compra y fidelidad a la Marca, valor significa facturación, por eso la frase de Jota Muga “Valor por Valor” resulta muy apropiada.

Los clientes son nuestros mejores amigos

Y sí, muchas veces tienen la razón. Nuestro trabajo, esfuerzo, estudios, nuestra orgullosa y celosa creatividad se deben a ellos. Sin un mercado lleno de necesidades, oportunidades y problemas, el diseño no tendría objeto, sería nada más que un pasatiempo, contemplativo, pasivo, exclusivo tal vez, pero no facturable.

Consecuencias

del diseño express

  • Falta de calidad gráfica en los productos diseñados
  • Se descarta cualquier metodología, así como estudios previos
  • Abuso de recursos gráficos (por ponerle Juana Ramos…)
  • Alteración de la función real de la disciplina del diseño
  • Mala interpretación externa sobre el oficio y la práctica profesional

Del carrito sanduchero al restaurante gourmet

Ingredientes

  • Los clientes fieles, no pagan por monos, ni financian creativos, pagan por resultados.
  • Nunca olvidar que el cliente y el diseñador trabajan para un tercero, el cliente final, o visto de otro modo, el cliente de mi cliente. Si tenés dudas sobre qué solución es mejor… preguntale al cliente de tu cliente, su opinión es la que al final vale.
  • El Diseño es un juicio y la vez un riesgo, nuestra tarea como diseñadores es reducir la incertidumbre que genera invertir en nosotros, para ello debemos ser parte responsable del negocio, no tan sólo del encargo.
  • “El cliente no meterá mano en el trabajo si la solvencia del profesional es tal que resulta una inhibición para la intromisión de este” (Guillermo Brea).
  • Las mejores soluciones de diseño son las que generar mayor valor facturable, a veces son feas pero si generaron el efecto deseado, hay algo en eso que no estamos viendo.

Marcelo Álvarez (alvarezcastelli.cl)

La pregunta no es ¿cómo puedo vender diseño?, sino: ¿qué problemas o dificultades pueden resolver mis habilidades?, o: ¿qué problema presenta el cliente que viene a solicitar mis servicios?, para comprender ¿qué necesidad o deseo debo satisfacer?

Fernando Del Vecchio

5 comentarios

¿Y vos qué opinás sobre el diseño…? ejercicio No.1

Artículos

“Ta lindo el comentario… pero… comenten ustedes
a mi no me gusta escribir, me gusta crear …”.

La cita anterior es de Juan Pablo, un lector que comentó sobre el artículo
¿Diseñadores gráficos o “artistas del ratón”?
.

Lonnie Ruiz Gómez

Editor y docente

Cuando pregunto a mis alumnos ¿qué es Diseño Gráfico?, la mayoría no responde. Y aquellos que se ateven a responder muchas veces dan definiciones equivocadas o incoherentes.

Estoy seguro que dentro de las escuelas de medicina, desde el primer día de clases, los estudiantes saben qué llegan a aprender y cuál es su rol dentro de la sociedad. En cambio me he encontrado con alumnos del último año de diseño gráfico que aún siguen apostando por el gusto personal y la libre creatividad como materia prima para hacer diseño.

La responsabilidad de estas deficiencias recae sobre los docentes y repercute directamente en los mismos estudiantes, que en su afán por “crear”, despreocupan el autoestudio y limitan su visión a las dimensiones de un pizarrón de clases.

Los siguientes fragmentos de artículos fueron escritos por estudiantes de tercer año de la carrera de Diseño Gráfico.

El ejercicio tiene por fin contextualizar sus experiencias y conocimientos adquiridos, así el resultado nos ofrece una dimensión, desde la óptica de los educandos, sobre sus inquietudes y opiniones en torno a su carrera.

Aun así, quizás Juan Pablo no se anime a escribir y prefiera seguir creando.

Pero este blog continuará insitiendo en este tipo de ejercicios, e invita desde ya a los lectores a sumarse a esta iniciativa, a opinar, debatir, invetigar y compartir sus experiencias.

Ever Jiménez Rivera

Hoy en día el diseño se aplica en todos los ámbitos de la vida diaria, se encuentra en todas partes del mundo y cada vez sus posibilidades son mucho más amplias.

Pero, ¿estamos conscientemente de estas capacidades y de la necesidad de desarrollarnos en tan amplio campo para poder hacer una diferencia?

Considero que mientras no borremos ese concepto que se tiene en torno al diseño (dibujos bonitos, arte, etc.), no será posible enfatizar su importancia como un proceso integral destinado resolver problemas reales con soluciones reales.

Luis Abel Lackwood Pérez y Eddy Medrano López

Muchos teóricos han concluido que el arte y el diseño son disciplinas independientes una de la otra, y establecen diferencias y semejanzas totalmente lógicas.

Pero aseverar que el diseño no es arte es como decir que un artista sólo satisface sus necesidades espirituales, cuando el artista también ha vivido y seguirá viviendo de su especialidad para la percepción estética.

El diseño es semejante al arte en cuanto a los fines que persigue, por ejemplo:

  • Llenar a la gente de sentimientos, experimentar emociones espirituales.
  • El arte es agitación y revolución ¿Y el Diseño?
  • El arte es comunicación ¿Y el Diseño?
  • El arte es elitista y diferenciado ¿Y el Diseño?
  • Posee un lenguaje visual aplicado a las necesidades comunicativas de una sociedad determinada ¿Y el Diseño?

Existen muchas más semejanzas entre ambos y la única diferencia verdadera es el público al que se pretende llegar y los diferentes elementos empleados para satisfacer sus necesidades de comunicación.

Eunice Molina Casco

Muchos ni siquiera sabemos que es el diseño gráfico, sólo tenemos nociones acerca de ello y algunos piensan que todo el mundo puede hacer lo que hace el diseñador. Y eso creo que lo hemos ocasionado nosotros pues es una profesión tan amplia que ni conocemos sus límites.

Todos saben lo que significa ser un médico, un abogado, un maestro, pero muy pocos saben lo que significa ser un diseñador gráfico.

Muchos han tenido en sus manos una volante, un plegable, una revista, un periódico, un envase, pero han pasado por alto que alguien tuvo que pensar cómo se vería antes de producirlo, con qué materiales tendría que realizarse, sus dimensiones, colores, etc. Ese alguien es el diseñador gráfico.

Freddy González López

Sé que en Nicaragua hay grandes diseñadores y gente que maneja con un profesionalismo increible los programas y que combinados con el estudio y las técnicas hacen buenos trabajos.

El gran problemas es que siento que hay un tipo de recelo entre los diseñadores a la hora de transmitir conocimientos, algunos sólo dicen “el tiempo dá la experiencia”, es cierto, pero hay que absorverla de otros, sin embargo estos otros enseñan superficialemente y no profundizan en sus conocimientos.

Bagner Mijaíl Ruiz Palacios

Considero que el diseñador no se debe preocupar solamente por la evolución de la tecnología y la globalización, el manejo de programas en corto tiempo y luego autombrarse diseñadores gráficos.

El diseño es más que hacer garabatos, maneja conceptos que prentenden  satisfacer necesidades.

El diseñador gráfico es aquel que satisface necesidades de comunicación no con su velocidad, no con la impovisación, se basa sobre todo en la investigación.

Edelberto Olivares A.

La atención que se le ha dado en estos últimos años al diseño gráfico ha sido notable, pero también está siendo visto solamente como una forma más de ganarse la vida.

Existen varios centros de estudio en el país en donde se promulga la carrera como actividad artística y no como una disciplina especializada.

Considero que se necesitan universidades que implementen formas de estudio donde figure  la solución de problemas en base a metodologías y propuestas creativas que sean aplicables a la realidad, utilizando al diseño como una actividad proyectual, resultado de un proceso y un conjunto de operaciones movidas por la demanda y los mercados.

El buen diseño es fundamento, planeación, estrategia, comunicación y resultados, no es saber hacer garabatos o dibujar bonito, La creatividad y lo funcional tienen que ir de la mano.

¿Vale la pena esforzarse por promover una cultura de diseño en Nicaragua? yo considero que si, recordemos que aún tenemos deficiencias en teorías propias. Nuestro diseño todavía está en pañales.

Para que haya una cultura de diseño gráfico funcional, es necesario formar profesionales que sepan producir ideas creativas y eficaces, capaces de formular proyectos multidisciplinarios que marquen de manera trascendental la manera de ver la comunicación gráfica.

5 comentarios

A %d blogueros les gusta esto: